Adultos


Dos caras

Hubo un tiempo en el que ir al psicólogo no estaba bien visto. Actualmente la actitud hacia la psicología está cambiando, esos prejuicios van despareciendo y ahora no resulta extraño que una persona se ponga en manos de un profesional de la psicología para que le ayude en alguna parte fundamental de su vida; ya sea trabajo, pareja, salud, entorno…

El eje de dicho cambio radica en que no siempre se trata de curar algo, sino de mejorar aspectos como los siguientes…

  • Preocupaciones diarias que nos generan ansiedad y estrés.
  • Relaciones de pareja: conflictos, convivencia, problemas sexuales, rutina, “desencantamiento”…
  • Miedos derivados de situaciones nuevas, cambios, enfermedades… Fobias.Preocupaciones
  • Autoestima, motivación, asertividad, empatía…
  • Relaciones interpersonales; familia, amistades, compañeros de trabajo, vecindario etc…
  • Depresión y sentimientos de tristeza y soledad.
  • Dificultades en asumir nuestra identidad sexual: homosexualidad, bisexualidad…
  • Aceptación del sentimiento de no pertenencia al grupo de iguales, de ser distinto
  • Problemas derivados del trabajo o entorno laboral (pérdida del mismo, cambio, orientación para la búsqueda de un nuevo trabajo…).
  • Aprender a vivir el presente.
  • Y cualquier otra inquietud que pudiera surgir.

Si en tu día a día, te ves afectado, por alguna de estas situaciones, contacta con nosotr@s, podemos ayudarte.