Programa de bienestar cognitivo


 

La memoria es como un camino con diferentes paradas o estaciones. La edad va avanzando por él afectando a las mismas, de manera diferente según la historia vital de cada persona.

Si la memoria sigue estando conservada y se sigue ejercitando y activando, puede que la llegada de la jubilación, el tener que dejar de trabajar, etc haga que ciertas capacidades, hábitos y rutinas corran menor riesgo de perderse y que dicha memoria no se resienta tanto. Por lo que con el objetivo de seguir conservándola hay que estimularla, reforzarla y ejercitarla constantemente para que su deterioro sea menor y más lento.

Por el contrario, si la memoria ya está afectada de manera importante por algún grado de demencia o alzheimer, es de vital importancia seguir reforzando y fortaleciendo lo que todavía conserva para mantenerlo el mayor tiempo posible.

Con esta finalidad, la de trabajar la memoria según la necesidad de cada persona, se establecen estos talleres: